Luego de merodear por los alrededores de la vieja casona, fui en busca de nuevos datos. Decidí conversar nuevamente con los padres de Jorge Alberto para buscar información que pudiera relacionar con lo que ya sabía. Su madre, siempre dispuesta a colaborar porque creía que yo tenía la capacidad de llegar a buen destino, me dio algunos alcances. Por ejemplo, me dijo que mi amigo había dejado la universidad varios meses atrás y que estuvo metido en drogas. Sin embargo, no anduvo mucho tiempo en esa situación. Por propia decisión y sin presiones, dejó las salidas nocturnas y algo, no sabía qué, lo ayudó a mantenerse lejos de las amistades que lo conducían a los excesos. ¿Nunca intentó averiguar qué generó ese cambio?, le cuestioné. No. Lo veía bien, repuesto, con el semblante renovado. Por eso no le pregunté nada. Creí que lo malo había quedado atrás, me respondió. (más…)

Jorge Alberto había desaparecido. Su repentina ausencia generó alarma en su familia. Sus padres, desesperados, llamaron a todos los contactos de su agenda. Incluso hablaron conmigo, que no tenía acercamiento alguno con él desde hacía mucho tiempo. ¿Sabes algo de Jorge Alberto? Me preguntó su madre, asustada. Su saludo desprovisto de afecto me insinuó que algo muy extraño estaba ocurriendo. No, le respondí. Hace más de ocho años que no lo veo, le dije. Eso ocurrió el viernes 17 de abril de 2004, dos días después del día en que Jorge Alberto abandonó su casa con sólo la ropa que llevaba puesta. Se había marchado así, de pronto, sin decirle nada a nadie.

(más…)

Fabián Bielinsky fue encontrado muerto el 28 de junio de 2006 en un hotel de San Pablo, en Brasil.  Con 47 años cumplidos, este argentino soñador se marchó a otro mundo. Pero nos dejó, generosamente, el universo en el que transitó siempre: Su cine.

Apenas dirigió dos largometrajes a lo largo de su carrera como cineasta. Pero su vida la entregó plenamente a la cinematografía. Trabajó como asistente en varias películas, integró producciones importantes y dedicó gran parte de su tiempo a labores audiovisuales. (más…)

Las graderías de madera en un estadio de fútbol siempre me han parecido cautivantes. El sonido que produce caminar sobre ellas, el inevitable temblor al compás de un gol o la rechifla. En Lima tuve pocas oportunidades de observar estadios con tribunas así. Sin embargo, hubo uno que para mí fue único y suficiente. Uno donde mi equipo hacía y deshacía. Donde aplanaba rivales y donde fue derrotado también. Derrotas que me hacían llorar de impotencia y enfurecerme con suma facilidad, pero que hoy recuerdo con cariño y nostalgia.  
(más…)

Hace poco descubrí el mundo de los “blogs” y decidí abrir uno.  La idea de escribir y ser leído, comentado y criticado siempre me sedujo. Esta, sin duda, es una buena manera de llegar a ello.   

Inmediatamente después de encontrar una página adecuada para establecer mi blog, me topé con el primer “obstáculo”: El título. Sin embargo, al mejor estilo de un atleta en buena forma, conseguí saltar la valla. 

(más…)